domingo, 26 de junio de 2016

Sectas 2.0: "El origen emocional de la enfermedad" (III)

En esta tercera (y de momento, última) charla del ciclo de "sectas 2.0" que di, incidiendo en los testimonios y extractos de vídeos de víctimas de estos movimientos.


domingo, 12 de junio de 2016

Sectas

Afrontémoslo: el concepto de qué es una secta está completamente trasnochado en la sociedad. Algunos individuos, además, distorsionan el problema usando el término a la ligera con un cariz de vituperio a movimientos que le resultan agraviantes por el motivo que sea o para intentar acallar o ningunear sus críticas. Bien por mala fe, bien por ignorancia supina de qué es una secta, no es difícil encontrarse de vez en cuando con un mal uso o abuso del término, que banaliza un problema gravísimo y en franco auge en España a día de hoy. Esta entrada surge como reacción a algunos comentarios leídos tras haber usado el término en esta entrada anterior.

Como se suele decir, el primer paso para corregir un problema es tener conciencia del mismo, así que voy a intentar dar algunas pinceladas sobre qué es y qué no es una secta. Recientemente he publicado aquí y aquí algunas entradas con presentaciones en vídeo sobre el tema que pueden ser de interés. Hay excelentes resúmenes recientes por parte de RedUNE en el campo de sectas educativas aquí, de RIES sobre su historia y evolución aquí, de cómo funcionan algunos de sus mecanismos de reforma del pensamiento por parte del profesor Francisco José Rubia aquí (aunque cada vez más se abogan por prácticas de bombardeo de amor y apoyo incondicional y menos por la amenaza física que él subraya, aplicando el principio de que "se cazan más moscas con miel que con vinagre"). 

El campo de la psicología lleva décadas estudiando el fenómeno del sectarismo. Es evidente que las sectas no son algo que surgió ayer. Un punto importante es saber que el fenómeno está acotado desde el punto de vista académico, y se puede hablar con rigor de qué es una secta y qué no lo es (pese a que los límites puedan ser, en ocasiones, muy difusos). Un estupendo punto de partida para profundizar en el tema es el recomendable libro de la psicóloga (ya fallecida) experta en sectas Margaret Thaler Singer, "Las Sectas: Entre Nosotros", en el que basaré casi toda la entrada, resumiendo mucho para intentar dejar claros algunos conceptos.

Ante todo, aclararé que me refiero a "secta destructiva" cuando hable genéricamente de "sectas", dado que una "secta" es sólo una escisión (de ahí viene el "sectar", cortar) de un movimiento social preexistente, sin ser necesariamente dañino. En el ámbito coloquial, creo que todos connotamos mentalmente de "nociva" la palabra, pero creo necesario explicitarlo.

Vamos a empezar por lo fácil.

Qué no es una secta:
Uno no "decide" qué es o no una secta.

Un grupo que nos cae mal no es necesariamente una secta. Un grupo donde se controla exhaustivamente el comportamiento de sus miembros no es necesariamente una secta. Un grupo donde se modifica la forma de pensar de sus miembros no es necesariamente una secta. Un grupo no es necesariamente una secta por tener más o menos elementos (cuando hablamos de sectas pensamos en fenómenos grupales, pero puede ser algo tan pequeño como un líder y un adepto y algo tan grande como una asociación con millones de seguidores). La oficialidad o no de un grupo no lo integra ni excluye necesariamente como secta. La clandestinidad o no de un grupo no lo integra ni excluye necesariamente como secta. La religiosidad o no de un grupo no lo integra ni excluye necesariamente como secta. La cientificidad de un grupo no lo integra ni excluye necesariamente como secta.

Es importante darse cuenta de que hay factores que, aunque creemos que descartan a un movimiento de sectario, no son indicadores fiables. Por ejemplo, el libro del periodista Gaspar Hernández, "No soy de este mundo" (escrito como "testimonio" de dicho periodista sobre la figura y obra del gurú de la Bioneuroemoción, Enric Corbera), es prácticamente un manual perfecto sobre cómo alguien se adentra en una secta de cabeza, al ignorar sus señales de alarma sobre la legitimidad de dicho movimiento con argumentos como "su figura principal no va vestido con una túnica y cantando por ahí". Efectivamente, no estamos en los años 60 y los modelos de secta han evolucionado muchísimo; hoy en día, lo más común es encontrarse con líderes sectarios con una vestimenta completamente "casual", o incluso trajeados, o de "humilde payés". Que una persona tenga aspecto de abuelete inofensivo y sonriente (quizá hasta vaya con un simpático sombrero en sus fotos oficiales), no lo descarta para que no vaya a tratar de inocularte ciertas tendencias de pensamiento (a las que probablemente ya eras proclive) para moverte a actuar para su propio beneficio, sin importarle lo más mínimo tu destino.

Qué es una secta:
Al hablar de sectas (destructivas) hablamos de grupos sociales mimetizados (se hacen pasar a los no adeptos por algo distinto a lo que son en realidad) y peligrosos para sus seguidores. Académicamente, más que de grupos sectarios, sería más apropiado hablar de comportamientos de tipo sectario, si bien es cierto que hay grupos que, desde su propia concepción, están diseñados para potenciar ese tipo de comportamientos de manipulación.

Aquí hay un repaso interesante al tipo de comportamientos a los que me refiero. No están todos los que son, pero son todos los que están y dan una pista de a lo que se ha de prestar atención en este terreno.

Como decíamos antes, las estructuras sectarias han variado muchísimo a lo largo de estas décadas. Ésta es una serie de ítems que se espera que cumpla una secta, digamos, "clásica":
  • Los líderes se autodesignan. Son persuasivos y carismáticos, decididos y dominantes. Persuaden a los adeptos para que dejen a sus familias y amigos.
  • Los líderes dicen ofrecer algo nuevo que constituye el único medio de solucionar los problemas de la vida o los males del mundo. Los no miembros son considerados seres inferiores.
  • Tienen estructura autoritaria y un sistema ético doble: se insta a los miembros a ser sinceros y confesar todo al líder, y a que engañen a los no miembros.
  • Las sectas controlan el comportamiento de los miembros: cada vez les exigen más tiempo y energía, más dinero y recursos, Dictan cómo se visten, qué comen, en qué trabajan, cuándo duermen y se bañan, qué pensar y decir…
  • El líder tiene planes ocultos para los miembros que estos desconocen cuando se incorporan a la secta. 

Más o menos, es la representación que en el inconsciente colectivo tenemos todos en la mente cuando pensamos en sectas: un grupo de gente rara que acaba en una casa perdida en la montaña, con cánticos alrededor de un señor vestido con túnica y que acaban suicidándose en masa.

Los tiempos han cambiado, y las sectas con ellos. ¿Para qué "atar" a los adeptos cuando es mejor que difundan abiertamente sus creencias? ¿Qué necesidad hay de enfrentarse a ciertas leyes cuando es muy fácil camuflarse de un negocio aparentemente legal bajo un "instituto", una "asociación" y organismos similares? Desde luego, es más difícil adquirir y mantener el control de ese grupo de gente si no los puedes tener tan cerca, pero con las nuevas tecnologías, tener virtualmente cerca (vía vídeos, libros, cursos, talleres, etc., que a la par provee de una fuente de pingües beneficios) a un adepto es realmente más fácil que nunca (y tiene una logística mucho menos compleja).

Atendamos a estos modelos modernos de sectarismo, que se conocen como "Programas de Entrenamiento para la Concienciación de Grupos Grandes". Aquí hay un ejemplo de aplicación a un movimiento sospechoso en el que se puede concluir sin duda que pertenece a esta clasificación, y cuya lectura detenida recomiendo para incidir en que la catalogación de un movimiento como sectario no es en absoluto arbitraria. Se puede observar que hay varios enfoques académicos, cuyos criterios a menudo se solapan y complementan para tratar áreas distintas del fenómeno.

De nuevo, es bastante extensivo pero no están todos los matices que se pueden encontrar en el fenómeno. Vuelvo a redirigir a quien tenga interés en el tema al libro de Thaler.

Desde mi perspectiva y opinión personal, un factor clave a la hora de saber si un movimiento es proclive de tener o no un carácter sectario es comprobar cómo se enfrenta a las críticas: ¿Las reprime?  ¿Las ignora? ¿Las recibe y trata de rebatirlas con argumentos? ¿Las acepta?

Llevo unos pocos años colaborando con RedUNE (Red de prevención del sectarismo y abuso de la debilidad), un grupo de ayuda mutua de profesionales del tema y víctimas de estos movimientos y que, por cierto, también tiene una buena guía práctica sobre lo imprescindible que hay que conocer del fenómeno sectario (aunque haya que trabajar más el apartado estético). Prácticamente todos los movimientos sectarios que he visto en este tiempo toleran fatal que se les señale con el dedo; tratan de hacer como que la crítica no ocurre, o salen al paso con excusas bastante ridículas (caso real: "dicen que somos una secta, pero eso obviamente no es así"), y no admiten de forma alguna la disensión interna en el grupo. Cualquier oposición se tilda rápido de "nueva inquisición" (se quema poco estos días, es la apreciación que siempre hacemos los que movilizamos esas críticas argumentando y aportando información) y se suele buscar un ataque ad hominem, un hombre de paja o cualquier otra falacia similar para intentar desprestigiar la fuente de la disidencia.

Algo que también da pistas sobre si un movimiento tiene tintes sectarios o no es la comprobación de si sus seguidores, de forma acrítica y como papagayos, repiten algunas premisas clave de la figura que actúa como líder del grupo (figura, como habréis leído en el documento de aplicación anterior, autodesignada e indiscutible por el grupo como autoridad en la materia de la corriente de turno). Si el "líder" dice hoy que "1+1=1", mañana encontrarás a varios seguidores repitiéndolo (como ya imaginaréis, el ejemplo está basado en hechos reales). Los movimientos sectarios practican a menudo el "no pienses tú, ya pienso yo por ti". Aluden en ocasiones a abandonar la racionalidad en pro de lo emocional, a no juzgar, a asumir incondicionalmente cualquier evento, a buscar en uno mismo la causa de cualquier descontento... todo lo cual va muy bien para que no miren al gurú mientras éste le levanta la cartera con total tranquilidad.

Hay bastantes otros factores que me parecen relevantes, como la tendencia a la polarización, en la que rápidamente surgen "los otros", los "aborregados", la "masa no iluminada"; el alienamiento del individuo mediante la presentación de "una verdad superior" que le irá motivando poco a poco a modificar su estilo de vida, sus fuentes de referencia de información, sus amistades y aún a separarse de su familia (en general, de cualquier a quienes se considere una "interferencia" en su proceso de "iluminación", o el gurú considere un obstáculo entre él y la cartera de su adepto); la dialéctica de estos grupos busca modificar el comportamiento de sus adeptos manipulando el significado de las palabras (por ejemplo, podría usar el término "secta" para designar a sus opositores, sin ir más lejos), utilizando coercitivamente sus argumentos ("si haces esto, te irá mal; si no haces esto, sufrirás enormemente").

Es necesario desterrar la idea de que una secta es algo "espiritual": hay sectas de todo calibre y para todos los gustos; desde sectas de boxeo hasta sectas de filatélicos, desde sectas de psicólogos (que siempre me causa desazón, dado que en teoría deberían ser los mejores preparados para detectar manipulaciones mentales) hasta sectas cientifistas, desde sectas que usan como tapadera el coaching (o el yoga, o el mindfulness o cualquier otra moda), hasta las pseudoterapéuticas; desde sectas que buscan primordialmente a analfabetos hasta otras que se aprovechan exclusivamente de universitarios. En estos años he visto adeptos que son psicólogos, profesores de Universidad, fisioterapeutas, hasta catedráticos en sus facultades; esto no va de inteligencia o conocimientos o preparación crítica. Todos encajaríamos en algún momento de nuestra vida en una secta con total certeza, y todos tenemos en algún momento las vulnerabilidades necesarias para caer en ellas (o acercarnos a ellas de motu proprio). Por ello hay que mantenerse en guardia y desterrar esa falsa sensación de seguridad de "a mí no me podría pasar", que es la peor de las seguridades que se puede tener; más vale saberse falibles y estar atentos.

En general, y para concluir, en ocasiones es difícil trazar una raya sobre dónde hay un grupo de manipulación coercitiva y dónde hay una organización legítima. Incluso dentro de grupos legítimos podría haber camarillas sectarias; la frontera es a veces difusa y, precisamente por eso, hay que tratar con todo el rigor posible el etiquetado de un movimiento como "sectario". Siempre que se quieran hacer las cosas bien, por supuesto: otra historia es cuando, simplemente, se es un "cuñado" que sólo busca hacer daño. En ese caso, ahora el lector ya debería estar en condiciones de preguntarle a quien lo proponga: «disculpe, ¿de qué manera cumple este grupo los "ocho temas de Lifton"?»

P.D.: Me dejaba un pequeño detalle... el caer en una secta destructiva puede llegar a matarte.

domingo, 5 de junio de 2016

Tendencias

Sólo han pasado dos semanas entre que me propuse escribir esto y ahora, y en estas dos semanas ha sido apabullante la orgía de eventos pseudocientíficos, pseudoterapéuticos y de carácter sectario que, desde asociaciones como RedUNE, APETP, ARP-SAPC o Círculo Escéptico nos hemos visto obligados a pedir sus cancelaciones, con dispar resultado.

Lo peor es que lo de estas dos semanas no es un hecho aislado; para cualquier asociado a las entidades anteriores, es el "pan nuestro de cada día". No voy a entrar a poner ejemplos ad nauseam, pero sí quiero exponer una muestra más o menos representativa de lo que hablo antes de entrar en el tema que quiero tratar. Disculpad lo aparentemente no relacionado de los hechos de los que hablo a continuación, pero son necesarios para que cobre cierto sentido lo que intentaré explicar más adelante.

Para los que no la conozcan (aunque hemos hablado de ella en este blog anteriormente), la Nueva Medicina Germánica es una pseudoterapia sectaria que insta a creer a la gente que el cáncer es el resultado de un conflicto emocional no resuelto, que el cuerpo expresa en forma de tumor, y en cuya evolución no hay que interferir con tratamientos médicos (ni siquiera con paliativos) sino atacar a su supuesta base psicológica, para conseguir curarse. En España tuvimos a su gurú afincado un tiempo, el cual dejó, antes y después de pasar por la cárcel varias veces, un buen elenco de adeptos (aparte de muchos muertos españoles y extranjeros). Os dejo los comentarios de esta página para que veáis de qué va la cosa, y os invito a perder 10 minutos buscando "nueva medicina germánica" en Google para que entendáis la magnitud de su difusión como terapia curativa, incluso por parte de algún organismo público o hasta a nivel estatal. Cuando hablo de "secta" me refiero a secta destructiva, con todo el rigor académico del término, no una banalización del término como la que otros usan para calificar a grupos con los que no congenian.

En estos días ha habido también un debate en RNE sobre homeopatía (más bien, un "debate", donde se puede mentir impunemente porque el medio no se molesta en comprobar la veracidad de los argumentos expuestos). Me gustaría que el lector fuera directamente al minuto 22 para escuchar una intervención telefónica de una oyente.

En estos días hubo una cancelación de un curso de Biodescodificación en el Colegio de Enfermería de Valencia. Su presidente, Juan José Tirado, dijo retirarlo por presiones, y no porque entendiera que es muy mala idea propagar como información a sus colegiados esta otra secta, heredera directa de la Nueva Medicina Germánica y que propone que no sólo el cáncer sino toda enfermedad es producto de un conflicto emocional no resuelto.

Casi el resto de la semana se me ha ido tratando de que igualmente se cancelara un curso de verano en la Universidad de Málaga en el que quizá un lego en estas lides no vea nada raro. Algunos divulgadores como Vary Ingweion o Caos Azucarado dan algunas pistas sobre qué está mal en este puzzle. Les resumo: entre los ponentes hay tres movimientos sectarios: una rama derivada de la "antroposofía", un ejecutor de "hipnosis regresivas" (de cuya mala praxis constan en RedUNE varios afectados) y la Bioneuroemoción, probablemente el movimiento sectario pseudoterapéutico más destructivo que ha pisado nuestro país en las últimas décadas y, como algunos inferirán, hija de la Biodescodificación y segunda evolución de la Nueva Medicina Germánica. Las premisas de la Bioneuroemoción son que todo lo que le ocurre a un individuo en su vida es porque "se lo ha pedido al Universo" para que le llame la atención sobre un conflicto emocional no resuelto. Una violación, una agresión, literalmente cualquier cosa que te pase (por supuesto, una enfermedad o un tumor) es a resultas de que tú "lo has pedido al Universo".


Suena gracioso hasta que te das cuenta de que esta gente vive en un constante estado de paranoia por todo lo que le ocurre, tratando de darle un sentido a los muchos eventos azarosos de la vida diaria.

Quizá os interese saber cuál es la tendencia de crecimiento del movimiento anterior. Desde enero de 2015 llevo cada día 5 de cada mes un recuento de seguidores en la página de su gurú, Enric Corbera. El número total de adeptos aquí es indiferente, dado que el target de Corbera, según él, son "marujas" y muchas de sus víctimas probablemente no usarán Facebook. Así que, aunque varios de sus vídeos cuenten con más de un millón de visualizaciones, y que el total de seguidores de Facebook supere los 200.000, lo que me interesa no es el número absoluto, sino su evolución en el tiempo y la aceleración que está tomando:


Esto sin entrar a hablar de que entre los ponentes también está el director del curso de homoeopatía que, afortunadamente, están sacando a patadas de algunas Universidades, y de Odile Fernández, que no pierde ocasión para insistir en que una dieta puede ir más allá de la mera prevención de un cáncer, sugiriéndole cualidades terapéuticas contra el mismo.

Igual no resulta ya extraño saber que el director del curso de la FGUMA, Diego Vera, ha cancelado el curso (más bien propone convertirlo en un debate) alegando que ha sido "por las presiones recibidas, las cuales no entiende por tratarse de cursos similares a los ofertados por otras universidades". Sin comentarios.

Por último, también hemos tenido algunos rifi-rafes para tratar de sacar de organismos públicos, una vez más, a Pàmies y sus barbaridades sobre la curación de enfermedades con un montón de cosas que él vende en el puesto de la entrada y que las malvadas farmacéuticas quieren evitar y que tiene un número tan creciente de adeptos que ya comienza, en el imaginario colectivo, a hacerse un supuesto referente de la salud en contra del "sistema establecido" (sé que la página de la siguiente captura no es legítima y alguien les ha suplantado o trolleado, pero no deja de estar Pàmies y no otros por alguna razón):


Aún no he comenzado a tratar el tema que me lleva a escribir esta entrada, pero ya se acerca el momento. Si he cumplido mi cometido y habéis curioseado un poco por los comentarios de las búsquedas anteriores a las que os he remitido, a estas alturas habréis leído decenas de veces (sobre todo en los comentarios de la gente) discursos sobre lo natural, lo orgánico, lo "sin efectos secundarios", el "¿qué mal puede hacer?", el "amímefuncionismo", las malas experiencias médicas, lo iatrogénico, el ensañamiento médico, probablemente el bulo de que la muerte por medicamentos es la tercera causa de muerte, el veneno de la quimioterapia, el incremento de los cánceres, quizá algo sobre chemtrails y glifosato, la violencia obstétrica frente a lo natural del parto en casa, o en el bosque, o comerse la placenta de una en cómodas píldoras o al pil-pil.

Vamos a por materia. Hace un par de semanas, alguien debió decidir que un buen tema para repercutir unas buenas visitas a su blog sería tildar de sectaria a gente que, con todas sus limitaciones, tratan de hacer algo para paliar el "sindiós" anterior.

Había un buen listado de críticas que, en conjunto, venían a decir que los llamados escépticos se quejan del Bigfoot o la homeopatía y no se meten con los desmanes de la farma o asuntos más peliagudos como el problema del cribado, y que ponían a la ciencia como una vaca sagrada omnisciente y omnipotente, con una arrogancia desmedida.

Evidentemente, cuando tomas un grupo bastante amplio de gente, gran parte de esas críticas serán correctas aquí y allá; habrá gente que no acabe de entender del todo cómo funciona la ciencia y que no basta con que "un estudio diga que" para que algo sea como ese estudio dice. Cualquiera que lea a Francis cuando trata el tema de las publicaciones científicas estará inmunizado contra esto. Desde luego, también hay que tener en cuenta que, para meterse con el Monstruo del Lago Ness, sólo hace falta tener más de unos 12 años, y para meterse con la homeopatía, 15 (o a la edad a la que actualmente se dé Química en la enseñanza secundaria). Para meterse con las alteraciones provocadas por la mala ciencia hay que tener bastante más querencia por la estadística y otros conocimientos más profundos de los que, desafortunadamente y por lo que sea, muchos supuestos profesionales no han tenido una correcta formación.

Al listado anterior de críticas se han sumado textos en mi opinión con una crítica más acertada y que, sin embargo, aún necesitan una serie de información extra para que se pueda entender "The Big Picture", el tapiz interrelacionado entre escepticismo, pseudociencias, divulgación, educación, salud, sufrimiento y muerte.

Uno de los problemas de las pseudociencias es, irónicamente, que no se tiene consciencia social de que haya un problema con ellas. Hasta hace poco más de medio año, y prácticamente a raíz del triste caso de Mario Rodríguez y de la combatividad encomiable de su padre (Julián vio con claridad y de la forma más dura posible el problema por el que tantos llevamos tanto tiempo luchando), era difícil ver en los medios generalistas alguna noticia relativa a los problemas de las pseudociencias. Quizá algún triste caso de antivacunismo por aquí, un aviso de la muerte de un chaval que luchaba "a contracorriente" contra el establishment que había decidido afrontar su cáncer de pulmón con una dieta (lo que actualmente se conoce ya como "hacer un Steve Jobs", lo que demuestra que no sólo la gente sin estudios es capaz de tomar malas decisiones bajo una inmersión en el bombardeo de modas pseudocientíficas sobre salud que todos sufrimos inconscientemente), alguna lejana muerte de alguna víctima de Hamer (y ni mucho menos todas las que ocurrieron)... ni siquiera recuerdo haber visto en ningún medio el caso de Maribel Candelas, víctima de la Bioneuroemoción y su promotora número 1 por Valencia.

De hecho, es más normal encontrar en los medios decenas de panfletos acríticos que fomentan muchas pseudoterapias y mitos sanitarios, y quizá notas veladas donde se entrevén otras muertes por causa de una creciente tendencia de las prácticas pseudocientíficas producto, en demasiados casos, de la falta de confianza en el sistema médico. Recuerden: descontrol médico, químicos, sobremedicación, sobrediagnóstico, iatrogenia, violencia obstétrica, sádicos que arrancan tetas, y otras muchas alarmas que harían al más aguerrido salir corriendo en dirección contraria a la del hospital más cercano, páginas de "divulgación" que usualmente hablan de "farmacéuticas y Nuevo Orden Mundial", de "los peligros de la medicina preventiva y los chemtrails", de "antivacunismo y cualquier demencia 'integrativa' de vuestra elección". Permitidme un inciso: jamás una organización tuvo un nombre tan bien elegido como los de "La Caja de Pandora"; el mal que ha salido de ella no tiene mesura.

Pero como decía, de un tiempo a esta parte, con el revulsivo del puñetazo sobre la mesa de Julián Rodríguez, fundador de APETP (Asociación para Proteger al Enfermo de Terapias Pseudocientíficas), algo ha parecido despertar, tímidamente, entre los medios de comunicación. Así, encontramos aquí y allá noticias que alertan de los riesgos de acercarse a las pseudociencias en salud, de una tendencia en auge de dichas prácticas (algo común a muchos países, algunos de los cuales sí tienen observatorios de pseudoterapias y movimientos sectarios), y del daño que están haciendo por retraso u omisión de tratamientos efectivos. Aún no nos hemos tomado en serio las pseudociencias, aún seguimos hablando de "terapias alternativas" y no de estafas sanitarias, seguimos tratando de "integrar" fraudes en el sistema de salud. Aún seguimos teniendo profesionales de la salud que se pasan por el forro su deontología hasta tal punto que, en ocasiones, parecen desconocerlas incluso los presidentes de los comités de deontología de algún Colegio de Médicos a los que hemos visto en calidad de presentadores de otro médico en una charla sobre Nueva Medicina Germánica en una Universidad, charla felizmente desarticulada al poco de dar el aviso a la misma.

Pero en algún momento parece que el problema está en que los escépticos no se quejan de lo que a algunos les apetece que se tengan que quejar. No en que los malos profesionales de la medicina campen a sus anchas, abriendo las puertas de sus Colegios a todo tipo de ocurrencias, difundiendo charlas sectarias, protegiendo a otros profesionales corruptos por un corporativismo mal entendido o, por supuesto, no atendiendo a las evidencias (a las robustas, no a los "un estudio dice", que viene siendo el "amímefuncionismo" de las publicaciones) que deberían hacerles modificar sus protocolos.

No, parece que el problema está en que los escépticos no se quejan de los peligros del cribado. Parece dar igual que insistamos en que no es tanto su contenido (aunque no deje de ser un tema más complejo de lo que se suele presentar) como la forma en la que algunos lo presentan. Aquí debería extenderme muchísimo más hablando además de inercias en todo cambio social, de que la gente no son robots y las estadísticas al final se plasman en vidas reales (y una vida salvada a costa de diez personas fastidiadas innecesariamente pero vivas podría ser un precio tolerable para muchos), de que las decisiones que se toman a priori, antes de saber cómo será la evolución de una enfermedad... pero esto quedaría demasiado largo y ya han hablado otros de ese tema más y mejor.

Voy a centrarme en lo que no se incide lo suficiente: una mala divulgación social en temas de salud equivale a gritar "fuego" en una sala de cine repleta: si lo que se pretende es salvar vidas, puede acabar siendo contraproducente al producir un fenómeno de abandono en masa. Las quejas, y seguramente con razón, de que algunos profesionales de la salud no están ajustándose a la evidencia en su sector (aquí es donde entra lo de las inercias sociales), no son justificación suficiente para alimentar un recelo contra el sistema sanitario, por imperfecto que éste sea; es necesario cuidar al máximo la forma en la que se aporta la información para evitar la proliferación de casos como éste, más usuales de lo que puede parecer (invito a consultar con cualquier psicooncólogo, dado que no existen datos oficiales a nivel nacional para respaldar esta última afirmación, cosa que va haciendo falta).

Para ejemplificarlo mejor, y con esto casi acabo, vaya un ejemplo: nadie (bueno, casi nadie) diría que fumar es inocuo. El mensaje social generalizado es que el tabaco es muy nocivo y fumar provoca cáncer. Si no me equivoco (y esto siempre puede pasar, espero que nunca nadie dé por sentado que algo de lo que digo es cierto sin contrastarlo), pese a que efectivamente los componentes del tabaco son cancerígenos, realmente no son tan perjudiciales para la salud y hay niveles de consumo que podrían resultar más o menos tolerables (al igual que ocurre con el alcohol) sin ganar excesivas papeletas para un cáncer. Pero los humanos somos como somos, y, dado que si les dices 0%, van a hacer 30%, es más que comprensible que se intente dejar el mensaje meridianamente claro, para maximizar su efecto.

Lo que quiero decir, en resumen, es que un mensaje sobre salud del que se desprenda "cuidado con tu médico" es (si lo que se quiere hacer es salvar vidas) la peor de las estrategias en el entorno actual de suspicacia y recelo para con la profesión y el auge de las estafas "sin efectos secundarios". Pero quizá la pregunta pertinente es ¿realmente lo que se quiere hacer es salvar vidas?

Me explico: igual que algunos levantan un miedo infundado sobre los "químicos" o "el wifi" para acercar a los incautos a comprar sus "calzoncillos antiwifi", otros (como Pàmies) usan el FUD para hacer un "wakefield" a la española, espantando a los ciudadanos de los hospitales en dirección hacia sus libros, sus semillas, o a contratar los servicios de un bufé de abogados  de confianza que crean que les puede representar ante la terrible crueldad desalmada del sistema médico contemporáneo y sus malvadas vacunas.

Se puede criticar que se use el término "terrorismo sanitario" para describir la realidad anterior. Desde mi perspectiva, es exactamente el término adecuado: infundir terror a la medicina para usar ese estado alterado con el propósito de inducir a cambios en el comportamiento de la ciudadanía, con el resultado ocasional de víctimas mortales. Esta táctica se está convirtiendo en otra peligrosa tendencia.

Coda final: Por un gallifante cada una, encontrad cuántas veces aparece mencionado Gérvas en los enlaces anteriores relacionados con difusión de contenidos como extraterrestres, conspiraciones, pseudoterapias, "matrix", charlatanes como Pàmies, sectas como la Nueva Medicina Germánica, etc. Para nota, como colofón y resumen de este extenso texto, reflexionad sobre por qué en ellas no aparecen profesionales de la medicina que han sido igualmente críticos sobre los mismos temas sobre salud como puede ser Vicente Baos.

P.D.: Si alguien está interesado en tomarle el pulso a la demencia social actual, les invito a seguir a los Borregos Illuminati y sus Premios Brandolini. Aviso: es más perturbador que divertido.

domingo, 15 de mayo de 2016

Un estudio dice que...

A veces el peligro de la charlatanería no está en las pseudociencias, sino en la propia ciencia. Hace falta entender correctamente cómo funciona el sistema actual de publicaciones para saber que, igual que una golondrina no hace verano, una publicación individual (incluso en la revista más prestigiosa) no supone necesariamente una evidencia.

La metodología científica, por desmitificarla, es "solo" una forma de indagar en la realidad intentando minimizar los enormes sesgos cognitivos que, como monos alopécicos que somos (preparados para huir de leones, no para percibir el fondo cósmico de microondas o, simplemente, que es la tierra la que rota alrededor del sol), arrastramos en nuestro procesado de las cosas del día a día.

Los ensayos en ciencia pueden estar mal hechos, o bien hechos pero mal interpretados, o bien interpretados pero mal comunicados en prensa, o permutaciones varias de lo anterior (o todo estupendamente hecho, por supuesto). No pocas pseudociencias se tratan de arropar con el manto de estudios mal hechos pero publicados.

Una forma en la que algunos entendemos la ciencia se puede resumir en el antiguo dicho "se puede engañar a todo el mundo durante un tiempo, y se puede engañar a alguien todo el tiempo, pero no se puede engañar a todo el mundo todo el tiempo". Los avances científicos llevan su tiempo de aposentamiento, crítica, revisiones, y no es inusual que algo supuestamente probado acabe en el limbo de los estudios que nadie vuelve a mencionar por no coincidir con otros ensayos posteriores más acertados. La casuística es enorme.

Pese a todo lo anterior, no hay que olvidar que el método científico es la mejor metodología para interrogar al mundo que nos rodea (al universo, más bien). Imagina, si el propio método es así de imperfecto, cómo serán las propuestas que no se basan en él.

Te recomiendo mucho este artículo, donde se hace un repaso pormenorizado del tema y, por supuesto, libros como "Mala Ciencia" de Ben Goldacre, o "Convencidos, pero equivocados", de Thomas Gilovich.

La arrogancia de la ciencia

Llevaba un tiempo queriendo escribir del tema, pero alguien se me ha adelantado y lo ha hecho de forma magistral.

martes, 22 de marzo de 2016

Sectas 2.0: "El origen emocional de la enfermedad" (II)

Segunda de la serie de pseudoterapias de riesgo sectario (o sectas de riesgo pseudoterapéutico, si usted lo prefiere) basadas en el mito de "el origen emocional de la enfermedad".

Si en la anterior charla tocaba sobre todo los peligros para la salud relacionados con el movimiento, en esta ocasión me centro en el componente de manipulación mental y reforma de pensamiento del mismo.